Alarmas cableadas para el hogar

alarma-cableada

alarma cableada

Las alarmas cableadas han sido por naturaleza las primeras alarmas que se montaban. Cuando los sistemas de comunicación inalámbricos domésticos aún no brindaban las garantías de seguridad suficiente solo se podía confiar en un sistema de alarma cuyos elementos estuvieran unidos entre si mediante un cableado robusto, reforzado y bien escondido para evitar sabotajes.


Características de las alarmas cableadas

Como hemos visto, la principal característica en la instalación de sistemas de alarmas cableadas es que todos sus sensores se conectan con el módulo central mediante cable. A simple vista puede parece que no existe mucha diferencia entre conectar los distintos elementos con cable que con sistemas inalámbricos. Pero la verdad es que existen notables diferencias que nos dirán que sistema de alarma se adecua mejor para la protección de nuestra vivienda.

La principal ventaja de tener conectados mediante un cable físico cada sensor con el módulo central es que se pueden detectar de forma inmediata cualquier fallo o intento de sabotaje. Los sensores además de notificar al sistema central que se ha detectado el evento para el que han sido creados notifican de forma constante que están operativos. En caso de que dejen de emitir la notificación (alive) la central lo tratará como si de una intrusión se tratase y activará el mecanismo de aviso de intrusión.

Mediante este sistema dificultamos en gran medida los intentos de sabotaje ya que al ser un sistema que verifica de manera activa que todos sus componentes están funcionando de forma correcta nos protegemos de cortes de cables o de intrusión de falsos detectores. Cada detector o sensor es configurado de forma única en cada instalación, impidiendo así que aunque el posible intruso disponga del mismo sensor sea capaz de manipularlo y cambiarlo por el que tenemos nosotros funcionando.

Inconvenientes de las alarmas cableadas

Decantarse por instalar una alarma cableada en el hogar tiene dos desventajas frente a los sistemas de alarmas inalámbricas.

  • El coste de instalación de una alarma cableada es más elevado. Como es de lógica el tener que cablear toda la vivienda acarrea un coste extra tanto en material como en mano de obra. En el caso de hogares modernos, con los registros en buen estado se podrían utilizar para derivar ciertas partes.
  • El tiempo de instalación de una alarma cableada es mayor. Hay que definir muy bien por donde irá el cableado antes de empezar a realizar la instalación en el hogar. Esta planificación requerirá ya de algunos días. Luego, tras este estudio queda la propia instalación que obligará en algunos casos a tener que realizar trabajos de albañilería.

Publicado el